Pasamos el 80 % de nuestro tiempo en ambientes cerrados, en el trabajo, en nuestro hogar o en nuestro tiempo libre (bares, cines, centros comerciales…) y, al igual que las personas, un edificio también puede no ser saludable y esta alteración afectará a la salud a las personas que lo habiten.

 

La OMS (Organización Mundial de la Salud) estima que el 30% de los edificios del mundo están “enfermos” con toxinas.

La calidad del aire es uno de los principales factores para que el espacio interior sea saludable y, a veces no reúne las condiciones idóneas para la salud.

 

¿QUÉ SÍNTOMAS TENDRÍA SI ESTOY EN UN EDIFICIO ENFERMO?

 

“Edificio enfermo” es la condición que tiene un edificio cuando más del 20 % de los ocupantes se quejan de síntomas que afectan a la salud.

OMS define el SEE (Síndrome de Edificio Enfermo) como la existencia simultánea de síntomas en un conjunto de personas 15-20 % con manifestaciones generales como:

  • Cansancio, fatiga o letargo 
  • Resfriados, congestión nasal y de los senos frontales
  • Lipoatrofia semicircular
  • Alergias o hipersensibilidades de origen poco conocido
  • Sequedad e irritación de las vías respiratorias (nariz, garganta), piel y ojos secos o llorosos
  • Cefalea (dolor de cabeza), pesadez
  • Afonía
  • Alteraciones del gusto y el olfato
  • Dificultades en la concentración
  • Ansiedad, presión en el pecho

 

Estos síntomas pueden derivar en enfermedades por hipersensibilidad, infecciosas o de origen químico y/o físico por falta de atención.

En estos casos cuando las personas afectadas abandonan el edificio suelen presentar una mejoría.

 

¿A QUÉ ES DEBIDO ESTE PROBLEMA?

Estamos ante una tendencia de un ahorro de energía y aislamiento, es decir, una arquitectura y edificios inteligentes, los cuales son herméticos, el principal factor asociado en la falta de ventilación.

Este aire, que en ocasiones circula sin renovarse una y otra vez, acumula microorganismos, se contamina con óxido depositado en las áreas de distribución, gases químicos, bacterias, humos, polvo, moho, hongos, insectos y escombros del interior de las paredes.

 

Esta falta de ventilación del exterior junto a los factores químicos, los materiales de construcción, los productos de consumo, etc. crea en nuestro cuerpo muchos agentes biológicos y antígenos (sustancia que al penetrar en nuestro sistema inmune provoca una respuesta) generando alergias u otra sintomatología.

Los factores psicosociales pueden generar estrés, ansiedad, insomnio…lo cual nos afectan haciendo a las personas más susceptibles.

 

¿QUÉ FACTORES GENERAN UN EDIFICIO ENFERMO?

Existen varios factores que pueden generar SEE, generalmente este problema nace por la mala calidad del aire junto con el aumento progresivo de otros aspectos como:

  • Radiaciones electromagnéticas
  • Un desequilibrio en la ionización del ambiente
  • Confort térmico
  • Mala iluminación
  • Confort acústico, ruido, vibraciones
  • Contaminantes ambientales: Productos de combustión, monóxido de carbono, materiales de construcción, disolvente, productos de consumo como los productos de limpieza
  • Olores
  • Humedad relativa
  • Ventilación
  • Factores ergonómicos
  • Factores psicosociales

 

Cuando la humedad aumenta (+ de 70 %) puede favorecer la aparición de humedades, bacterias, hongos y otros contaminantes biológicos; si la humedad es menor del 30 % existe sequedad de las mucosas.

Hay que tener en cuenta que estos factores estén en equilibrio, por ejemplo:

La temperatura idónea debe ser de 22 º en invierno y 24,5 º en verano.

La iluminación debe mantenerse entre 500-1000 lux, hay que cuidar los destellos, las vibraciones.

 

¿CÓMO SE PUEDE SOLUCIONAR?

Nuestro equipo se ocupa de analizar los factores mencionados y detectar posibles causantes que generan el Síndrome de Edificio Enfermo.

Realizamos un análisis exhaustivo y proponemos una serie de recomendaciones y guía de mantenimiento del edificio para solucionar dicho problema.

Disponemos de Equipos de última tecnología para medir cualquier tipo de radiación, cargas electromagnéticas, ionización, electrostática, etc..

No dudes en consultarnos, te ayudaremos a generar un espacio saludable donde los trabajadores se sientan mejor y, por lo tanto, trabajen mejor.